La Importancia de una Santa Convocatoria

In Mensajes by David A. Barlock1 Comment

Estos pasados 24 al 26 de abril, celebramos la convención de nuestro Concilio en Puerto Rico. Cada reunión fue bendecida por Dios, sin exageración, de una manera especial. Nuestra reunión de pastores el jueves, en las facilidades de la INT de Lares, fue el evento de despegue. Nos gozamos de siete horas de comunión, enseñanza y comida preparada por el Pastor Audeliz Martínez y su equipo de ayudantes. Obviamente derramaron sus corazones para darnos lo mejor que pudieran – y todo estuvo delicioso. Escuchamos de todos nuestros Obispos y un testimonio desde Honduras. Todos realmente gozamos del tiempo juntos.

La siguiente velada, el Pastor Francisco Gómez, de la Iglesia “Casa de Oración Cristiana” de Ciudad Panamá en Panamá, nos trajo un mensaje lleno de convicción con relación a la responsabilidad que tiene la iglesia de afectar a la sociedad que la rodea. Fue un mensaje al cual me refiero como “botas en la tierra” – no era uno de esos mensajes tan espirituales que no tienen aplicación práctica. TODOS con los cuales hablé me comentaron acerca de cuán necesario es un mensaje de este tipo.

El sábado en la mañana tuvimos nuestro seminario “Familias Saludables / Iglesia Vigorosa”. Sólo puedo decir una cosa acerca del mismo: fue uno de los mejores que haya asistido jamás. La Dra. Maritza Rivera nos trajo un discurso detallado, documentado e interesante que estaré estudiando por mucho tiempo por venir. ¡Qué bendición! Y los pastores Francisco y Xiomara Gómez le dieron luz espiritual al asunto también. Su presentación fue un dínamo de información que cada matrimonio puede poner en práctica para establecer una unión más fuerte.

Esa noche, tuvimos la ordenación de dos nuevos pastores, seguido por un mensaje del Obispo Tom Klaserner de Ohio que nació de su propia experiencia cercana a la muerte hace unos meses, una que le hizo realizar lo que es realmente importante en la vida. Ese mensaje no se volverá a repetir con el mismo énfasis – fue para ese momento en particular y fue poderoso.

El domingo en la mañana, cada iglesia tuvo su reunión regular y los informes que recibí fueron todos positivos.

El domingo en la noche, fuimos a gozarnos de la inauguración de NUESTRA nueva iglesia en Dorado. Coloqué algunas fotos hermosas en mi página de Facebook. Muchas personas se presentaron, junto al alcalde de Dorado y ¡celebramos una gran fiesta!

Quiero agradecer especialmente a todos los que se presentaron a las reuniones – verdaderamente creo que USTEDES se beneficiaron de ellas y espero que estén agradecidos a Dios por el privilegio de haber estado ahí.

He aquí otra observación, sin embargo, solamente un 25% de la membresía de todas nuestras iglesias asistieron a estos 3 días de reuniones. Me sentí un poco consolado cuando el pastor visitante de Panamá, quien es co-pastor de una iglesia de 1,800 miembros, me dijo que ellos experimentan un problema similar cuando celebran eventos especiales, pero mi consuelo no duró mucho y he estado reflexionando en las maneras en que podemos animar a más personas a aprovechar al máximo estos eventos especiales.

Admito que la convención de este año no estuvo tan bien planificada como acostumbramos porque originalmente habíamos pensado NO celebrar una convención. Pero sucedió lo mismo el año pasado, uno en que había muy buena organización. Creo que este es un patrón que tenemos que atender. ¿Cuál es el patrón? Es que muchos deciden tomar unas vacaciones de la iglesia durante eventos especiales porque piensan que no van a ser echados de menos. El resultado final, sin embargo, es que SÍ son echados de menos y se pierden la PALABRA y GUIANZA exactas que necesitan para convertirse en cristianos más fuertes.

Creo que cuando los cristianos piensan que no tienen una NECESIDAD de comunión fuera de su congregación local o cuando no quieren hacer un esfuerzo de experimentar más de la presencia de Dios – de algún modo se han saturado o aburrido. La mala noticia es que los pastores de esas iglesias y los Obispos que supervisan dichos pastores necesitan auto-examinarse para entender por qué está sucediendo esto.

Viene a mi mente un pasaje muy conocido:

Apocalipsis 3:14-17
Mensaje a Laodicea
Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo…

¡Palabras fuertes para una iglesia que no era inmoral, ni idólatra ni toleraba el pecado en medio de ella! La frase que Jesús usó “Te vomitaré de mi boca…” es alarmante – e infunde miedo. ¡No quiero ser miembro de una iglesia como esa ni mucho menos ser responsable de rendir cuentas como su líder!

La razón por la cual una iglesia llega a este tipo de actitud es porque no están siendo retados en su caminar espiritual. No están siendo retados a cambiar, llevar fruto, ser dadores en lugar de receptores o a conocer más acerca del Dios INFINITO al cual servimos.

Oro porque cada uno de los que predicamos el Evangelio no perdamos el tiempo predicando palabras agradables que hacen que las personas estén contentas para que nuestras congregaciones no mermen y nuestras finanzas no decaigan. Si eres un pastor, por favor, lee esa última declaración otra vez. La iglesia hoy día está plagada por sistemas que se enfocan más en el crecimiento numérico que en enseñar a las personas a confiar en Dios y acerca de la importancia de llegar a conocerle a Él.

NECESITAMOS escuchar predicaciones ungidas que nos reten al cambio, predicación que nos convenza (no condene) al arrepentimiento, predicación que revele los motivos de nuestros corazones y predicaciones que nos lleven a la infinita misericordia de Dios. Mis amigos, un día cercano todos estaremos cara a cara con el Dios de toda la creación ¡y se nos pedirá rendir cuentas de nosotros mismos delante de Él! Nuestro corto tiempo en la tierra nos ha sido otorgado para cumplir con un propósito divino, no para perderlo en indulgencias propias y felicidad personal. El verdadero gozo solamente se puede encontrar al agradar a Dios y hacer Su voluntad, pero pastores que quieren levantar iglesias grandes embotan los sentidos espirituales de las personas predicando acerca de la prosperidad y logros personales.

Salmos 4:2-3
Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia, amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira? Sabed, pues, que Jehová ha escogido al piadoso para sí…

Pastor, ¿cuál es tu meta? ¿Por qué estás en el púlpito?

Una de las cosas que declaró el Obispo Klaserner en su mensaje durante la reunión de la noche del sábado fue la siguiente: él dijo que cuando pensó que su condición médica seguramente lo iba a matar, se dio cuenta de cuánto de su ministerio había sido dedicado a construir su propio sueño y reino. ¡Qué enfrentamiento con la realidad! ¡Gracias a Dios que alguien lo dijo! Ahora, ¿cuántos de nosotros estamos escuchando?

Tenemos que enfocarnos en predicar a la necesidad que todos tenemos de conocer la llenura de Dios. Traer las almas a la salvación es hermoso, ¡pero es solamente el comienzo de una vida de ir conociendo un Dios infinito! ¿Cómo puede una iglesia sentir que ya no tienen necesidad? ¿Qué ya son tan ricos (espiritualmente) como necesitan? Esa, mis amigos, es uno de los engaños más sutiles que enfrentamos hoy día en la iglesia.

¿Te has detenido alguna vez a pensar cómo la influencia del enemigo sobre el mundo está siendo minimizada en la iglesia contemporánea? ¡A las personas se les lleva a pensar que si piensan positivamente y confiesan victoria solamente, sus problemas milagrosamente desaparecerán y serán felices en la vida y libres de conflicto! Mientras tanto, Satanás y sus huestes de ángeles continúan contaminando el mundo con religiones anti-Cristo, gobiernos inmorales y ateos cuyas agendas liberales están lentamente borrando las líneas entre lo bueno y lo malo. Aceptación social, corrección política y estilos de vida alternos son frases que se utilizan para anular los estándares cristianos. El matrimonio gay se está convirtiendo en una normalidad, el divorcio afecta 50% de todos los matrimonios y millones de niños son abortados mensualmente. No obstante, nosotros que hemos sido comisionados por Dios a ser Sus mensajeros, escogemos predicar lo que le haga cosquillas a los oídos de nuestros oyentes, porque no queremos que ellos encuentren otra iglesia y dejen nuestros cofres vacíos.

NECESITAMOS CONVENCIONES, NECESITAMOS SEMINARIOS, NECESITAMOS UNIR NUESTRAS IGLESIAS EN COMUNIÓN. ¡NECESITAMOS TANTO DE LA PALABRA DE DIOS COMO PODAMOS RECIBIR!

Mis amigos, colegas y colaboradores en Cristo, aprovechen el momento, vayan a la iglesia y hagan un esfuerzo de asistir a cada evento especial que puedan. Personalmente, estoy comprometido a seguir invirtiendo en la educación espiritual de las iglesias y pastores a quienes sirvo, y mi oración es que cada oportunidad sea utilizada al máximo.


© Copyright 2017, Todos los derechos reservados

Compartir este mensaje

Comentarios

Dejar un comentario