La Iglesia y la Reciente Decisión de la Corte Suprema

In Mensajes by David A. Barlock0 Comments

Desde que la Corte Suprema decidiera permitir el matrimonio “gay” en los 50 estados, se me ha preguntado acerca del punto de vista doctrinal de nuestra iglesia en ese asunto. Desde el punto de vista religioso, no es realmente una pregunta complicada, porque la biblia es BIEN clara acerca de la homosexualidad. Creo, sin embargo, que una contestación concisa debe incluir al menos ciertos aspectos sociales, de modo que no es tan fácil como citar unos cuantos versículos bíblicos.

En el libro de Malaquías, encontramos un verso importante en el cual Dios proclama que Él no cambia:

Malaquías 3:6
Porque yo Jehová no cambio;

Él le dio Sus leyes y estatutos a Moisés para asegurarse que Israel se conduciría en una manera justa y santa. No obstante, encontramos que algunas de esas leyes fueron quitadas después del sacrificio de Cristo, que dio comienzo a un nuevo pacto entre Dios y el hombre. Por ejemplo, los sacrificios de animales ya no son necesarios, porque fueron hechos inoperantes por medio de Cristo; el apóstol Pablo proclamó que la circuncisión ya no es una regla para los creyentes del nuevo testamento; y también hizo claro que todas las comidas eran aceptables después de haber dado gracias, echando a un lado las leyes concernientes a los alimentos limpios e impuros. No creo que Dios cambió de parecer conforme a las leyes dadas a Moisés, creo que el Nuevo Pacto en Cristo es la progresión de Su plan pre ordenado que nos revela la escritura como siendo terminado antes de la fundación del mundo.

Jesús defendió y clarificó la ley mosaica del divorcio y re casamiento y enseñó cómo Dios había concebido la relación entre esposo y esposa “desde el principio”. Según estudiamos versos del Antiguo y Nuevo Testamentos en relación con cualquier tema tenemos que tener cuidado de buscar la mente de Dios y no basarnos en opiniones populares.

El balance entre las leyes que Dios le dio a Su pueblo en los tiempos antiguos y la MENTE DE DIOS, o sea, lo que Él intentaba lograr por medio de la ley, es lo que debe ser entendido en la iglesia de hoy. Ciertas leyes del Antiguo Testamento no tienen ninguna aplicación en la iglesia gentil de hoy, otras pueden ofrecer algunas sugerencias acerca de la sana alimentación, PERO LAS LEYES DE DIOS CONCERNIENTES A LA MORALIDAD NUNCA HAN CAMBIADO.

La decisión de la Corte Suprema autorizando que los homosexuales y lesbianas puedan casarse legalmente es un asunto de derechos sociales, no de religión. El problema con esta decisión es si a la población homosexual se le permitirá legalmente imponer sus derechos sociales sobre iglesias que no comparten sus puntos de vista.

Como iglesia, creemos que la Biblia nos enseña claramente que los siguientes comportamientos sexuales son inmorales:

  1. Relaciones sexuales fuera de los lazos del matrimonio (fornicación)
  2. Relaciones sexuales extra-maritales (adulterio)
  3. Relaciones sexuales con personas del mismo sexo (homosexualismo)
  4. Relaciones sexuales con animales

Una persona que cree que las Escrituras revelan la voluntad de Dios para la humanidad NO puede aceptar el homosexualismo como un estilo de vida alternativo o moral. Los siguientes versos se refieren claramente a esto:

Levítico 18:22
No te echarás con varón como con mujer; es abominación.

 

Levítico 20:13
Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron;

El apóstol Pablo escribió los siguientes versos:

1 Corintios 6:9-10
9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.

 

1 Timoteo 1:8-10 (NTV)
8 Nosotros sabemos que la ley es buena cuando se usa correctamente. 9 Pues la ley no fue diseñada para la gente que hace lo correcto. Es para los transgresores y rebeldes, para los desobedientes a Dios y los pecadores, para quienes no consideran nada sagrado y que profanan lo que es santo, para quienes matan a su padre o a su madre, o cometen otros homicidios. 10 La ley es para los que cometen inmoralidades sexuales o los que practican la homosexualidad o los traficantes de esclavos, los mentirosos, los que no cumplen sus promesas o los que hacen cualquier otra cosa que contradiga la sana enseñanza

La Biblia declara que la misma naturaleza nos enseña que la homosexualidad no es natural.

Romanos 1:18-20
18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; 19 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. 20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

 

Romanos 1:24-27
24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.
26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

Cuando el hombre decide seguir su lujuria en lugar de aquello que sabe por instinto que es lo correcto, eventualmente será entregado a sus pasiones:

Dios juzgó severamente a aquellos que se entregaron al homosexualismo:

Génesis 18:20
Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo,

 

LEA GÉNESIS 19 lo relacionado con el juicio contra esas ciudades.

Judas menciona estas ciudades en su carta:

Judas 1:7
como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.

Por lo tanto, desde el punto de vista religioso, la iglesia tiene unas guías escriturales muy claras que nunca van a cambiar con los tiempos. La iglesia es el Cuerpo de Cristo sobre la tierra. Somos aquellos que debemos vivir como la luz de la Palabra de Dios en el mundo. Las escrituras nos enseñan que la iglesia es llamada del mundo para ser un cuerpo de creyentes separados (de los pecados del mundo) y que reflejan el carácter de Cristo.

Somos llamados a predicar el evangelio a toda criatura, incluyendo a los homosexuales. Cuando el evangelio es recibido verdaderamente por una persona que anhela servir a Dios, las áreas en la vida de dicha persona que son definidas escrituralmente como pecaminosas tienen que cambiar. Los mentirosos tienen que dejar de mentir, los asesinos tienen que dejar de asesinar, los adúlteros tienen que serles fieles a sus cónyuges, los fornicarios tienen que dejar de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio y aquellos que se envuelven en actividades sexuales que se consideran perversión tienen que dejar esa conducta atrás.

Los homosexuales son bienvenidos a nuestra iglesia como cualquier otra persona. No le pediría a una persona “gay” que se vaya de la iglesia si tiene un deseo de escuchar la Palabra de Dios. Sin embargo, no le ofrecería a esa persona membresía en la iglesia ni utilizaría sus talentos en ninguna manera de función eclesiástica a menos que observara un arrepentimiento claro de ese estilo de vida y un testimonio de abstinencia. Tenemos la misma política con cualquiera que esté viviendo cualquier tipo de inmoralidad sexual o delincuencia social. Si una pareja heterosexual llega a la iglesia y están viviendo juntos, tomaríamos la misma posición anterior hasta que se casen. Si un adicto a drogas o alcohólico llega a la iglesia y rehúsa cambiar su estilo de vida, aplicaría lo mismo.

Nuestra iglesia no puede aceptar actividad homosexual o matrimonio del mismo sexo como algo moral, aun cuando el gobierno lo considere legal. El gobierno ha legalizado el matrimonio homosexual con el fin de extender ciertos derechos y beneficios sociales a dichas uniones. Eso no significa que la iglesia tenga que aceptarles en sus filas como miembros con todos los derechos de membresía. La Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos establece que el gobierno no pasará ninguna ley “respecto al establecimiento de una religión o que prohíba el libre ejercicio de la misma.” Entiendo que esto significa que el gobierno no puede prohibir a nuestra iglesia a ejercitar nuestra fe, la cual está basada en nuestro entendimiento de las Escrituras. Creemos que Dios considera que el homosexualismo es una perversión de Su orden natural y es pecado delante de Sus ojos.

Algunas iglesias sacan completamente del contexto de las Escrituras los conceptos del amor cristiano, el perdón y la aceptación de los pecadores. El concepto contemporáneo de TOLERANCIA que incluye el homosexualismo como un estilo de vida alternativo es una libertad que los hombres se han abrogado para ellos mismos pero que no ha sido sancionada por la Palabra de Dios.

Creo que Dios ama a TODO el mundo. En Sus ojos TODOS somos pecadores y a TODOS se nos ha dado la oportunidad de creer en Jesucristo como nuestro redentor personal para que podamos gozar perdón y vida eternos. Para ser miembros de la iglesia inscritos en el cielo (Hebreos 12:23: “…a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos…”) tenemos que permanecer en Su Palabra y tener cuidado de no ser tolerantes en aquello que Dios ha rechazado.


© Copyright 2017, Todos los derechos reservados

Compartir este mensaje

Dejar un comentario