Adquiere Sabiduría

In Mensajes by David A. Barlock0 Comments

Proverbios‬ ‭4‬:‭7‬ RVR1960‬‬‬
Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.

Mis hijos a veces lo toman a broma, los pastores a quienes sirvo hacen comentarios más sutiles según pasa el tiempo y el espejo no miente. ¡Soy un ciudadano senior! Jill y yo hemos estado casados cuarenta y tres años, de los cuales treinta y nueve han sido dedicados al ministerio a tiempo completo. La organización de iglesias que fundamos está pujante y se ha esparcido hacia una comunidad internacional con el resultado que cada año se añaden más iglesias. Nos encontramos lentamente más aislados de las iglesias más nuevas y confiando en otros que ahora ocupan posiciones de liderazgo para que velen sobre ellas.

Le doy gracias a Dios por el grupo pequeño, aunque importante, de amigos ministeriales que tengo; hombres que pertenecen a otras denominaciones en Panamá, Honduras, New Jersey y Pennsylvania, que han sido tan grande bendición para mi ministerio. He podido participar en un gran sector del ministerio a través de estos amigos y he aprendido mucho de ellos.

A lo largo de mi caminar en Cristo, he pasado por muchas estaciones tanto de bendición como de conflicto. Por alguna razón, los conflictos destacan en mi mente – supongo que es porque han sido excelentes maestros de carácter y estrategia futura. A lo largo de mi ministerio he sido testigo de un número de divisiones en iglesias; he tenido que separar a ciertos pastores de sus responsabilidades por causa de inmoralidad y tal parece que siempre aparece una persona egoísta, ambiciosa y carismática que se infiltra en las filas, cuya meta es tomar un grupo (o más) para sí mismo. Eso puede sonar un poco morboso – pero es algo normal en todas las denominaciones que conozco.

Ahora que soy más viejo y estoy consciente de mi propia mortalidad, me siento responsable de enseñar a mis estudiantes ministeriales más cercanos por medio de mi experiencia y mi esperanza es que atesoren lo poco que les pueda dar, que me ha costado tanto.

Hace un tiempo almorcé con un hombre al cual respeto en gran manera, el Obispo Milton Grannum De Filadelfia, Pennsylvania. Su ministerio ha alcanzado a muchos miles y está conectado con hombres de Dios con mucha influencia mundialmente. Le formulé la siguiente pregunta: “Obispo, ¿cuál piensas que es la palabra más importante de Dios para la iglesia hoy?” Su contestación fue sumamente simple, me dijo: “¡Lo más importante que podemos enseñarle a la iglesia hoy es cómo CONFIAR EN DIOS!” Esa noche, él predicó un mensaje en nuestra convención de iglesias en Miami, FL que fue el más convincente y restante que he escuchado jamás. Sí, el mensaje era acerca de confiar en Dios Y dio unos ejemplos muy punzantes que claramente demostraban el nivel de fe de una persona. El Obispo Grannum Me dio un enfoque ministerial fresco y ahora estoy desarrollando mis mensajes alrededor del principio de enseñar a las personas a confiar en Dios.

Cuando me siento con un pastor joven que solamente está interesado en informarme acerca de sus grandes logros, usualmente me mantengo callado y dejo que expresen sus pensamientos. He aprendido que tratar de enseñarles es una pérdida de tiempo, porque solamente les interesa escuchar aquello que refuerza sus metas o proyectos. La cultura cristiana de hoy está tan saturada con el evangelio des alanceado de prosperidad, bendición y confesión positiva que le están faltando asuntos importantes en el núcleo de nuestro caminar con Dios. En lugar de estar enfocados en el “éxito”, deberíamos tener la meta de agradar a Dios y Su propósito.

‭2 Corintios‬ ‭5‬:‭9‬ PDT
Nuestro único propósito es agradar a Dios, ya sea que estemos viviendo en nuestro hogar o lejos de él.

Después de todos estos años en el ministerio, sigo volviendo a las lecciones básicas del caminar con Dios:

  1. Mantener a Jesús y Su Reino como mi primera prioridad.
    (Mateo 6:33 – “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”)
  2. Recordarme a mí mismo que camino en la Gracia y no en mis propias fuerzas, inteligencia o experiencias acumuladas.
    (Romanos 5:1 – “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;”)
  3. Si me voy a jactar de algo, debe ser en mi conocimiento y entendimiento de Dios – no en lo que he logrado.
    (Jeremías 9:24 – “Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.”)
  4. La INTEGRIDAD lleva a la CREDIBILIDAD. Si daño mi testimonio, no debo esperar que las personas confíen en lo que predico.
    (1 Corintios 9:27 – “sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.”)
  5. Seguir a la multitud, buscar aceptación y popularidad, me robarán mi identidad personal en Cristo.
    (Juan 21:21-23 – “21 Cuando Pedro le vio, dijo a Jesús: Señor, ¿y qué de éste? 22 Jesús le dijo: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué a ti? Sígueme tú. 23 Este dicho se extendió entonces entre los hermanos, que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no le dijo que no moriría, sino: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué a ti?”)
    Tan solo aprende a apreciar lo que Dios ha ordenado para ti desde la fundación del mundo.
  6. No necesito promoverme a mí mismo. La promoción viene de parte de Dios.
    (Salmos 75:6 – “Porque ni de oriente ni de occidente, ni del desierto viene el enaltecimiento.”)
  7. No estés ansioso por el mañana de tal manera que te haga inefectivo hoy.
    (Mateo 6:34 – “Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.”)

Aprender estas pocas lecciones me ha costado más de cuatro décadas de sacrificar libertades personales, sueños personales, ambiciones personales y rechazar los deseos carnales que nos acosan a todos. En muchas ocasiones, he querido huir del servicio que Dios me ha llamado a hacer. He sido tentado a renunciar, vivir para mí mismo y enfocarme por completo en aquellos que amo en lugar de atender a todos los demás que me consideran su obispo. Hace muchos años, un pastor moribundo me dijo que me arrodillará a su lado; puso su mano sobre mi cabeza y me habló estas palabras… “Hijo mío, párate a mi lado como me yo he parado al lado tuyo. Si te paras a mi lado, te bendeciré…” He encontrado que Dios no es mentiroso, ni lento en cumplir Su Palabra. él no trabaja en mi tiempo, pero nunca llega tarde.

Oseas‬ ‭6‬:‭3‬ RVR1960
Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová…


© Copyright 2017, Todos los derechos reservados

Compartir este mensaje

Dejar un comentario